Postales Edith









FUE MIO...


Fué mío... es cierto, le entregué mi vida entera,
aquéllas noches nuestras impregnadas de amor,
de dulces caricias sin conocer el dolor
¡Viviendo en sus brazos una eterna primavera!



Fué mío... cuando callaba mis labios con besos,
construyó con sus versos para mi un nuevo mundo
¡Y yo sentía que ese amor era fuerte y fecundo!
Sin saber que otro cuerpo le brindaba embelesos.



El fué un amor callado, dulce y apasionado,
le amé con ímpetu y con esa ansia desmedida
porque sin sus besos yo me sentía perdida
¡hoy es triste saber que de otra está ilusionado!



Podrá ella tener su piel, sus besos y ternura,
pensará que vive entre sus brazos dulce amor
pues le da cada noche de su piel el calor
¡Pero eso no es amar, vive instantes de locura!



El amor no conoce distancias ni frontera,
pero no puedes amar a dos al mismo tiempo,
el tuvo conmigo un gran amor no compartido
¡Porque fue el único hombre que tuve en mi nido!



Si tiene cada noche en su lecho quien le ama,
¡Como puede entregar caricias de madrugada,
pero vive ella creyendo que es por él amada!
porque en sus instantes de pasión por su amor clama.



¡Ella podrá tener su piel, besos e ilusiones
y el se conformará con un trío de pasiones!
Yo seguiré por el mundo, en alto la frente,
encontraré un nuevo amor ¡Y será diferente!


¡Aunque no han sanado del todo mis heridas,
hoy con estos versos le doy la despedida!




Edith


"La distancia es como el viento,
porque agiganta los grandes amores"






Envía esta poesía:
e-mail destino:
tu nombre:
tu e-mail:
<< tu mensaje.
 
© 2008 Edith Cervera | Postales Edith, con colaboración de Postales Shoshan.