Postales Edith










OCASO, MAR Y SOLEDAD


Hoy no quise saber de amores, de distancias,
de dudas, de temores, ni de dulces fragancias,
me concentrè en vivir el presente que me ata
y la dulce sencillez de un verso enamorado.


Me sentì como si fuera esa gaviota que en el mar
va volando al ras de las aguas claras, diàfanas,
bajando en picada para bañar sus blancas plumas
y emerger hacia las nubes con las alas abiertas.


Un dìa me sentì oruga volvièndome mariposa,
otras tantas, mujer alada volando desnuda,
he deseado navegar en una barca con mi amado
y hoy en esta noche la soledad està a mi lado.


Me llegò de pronto el deseo aunado a mi tristeza
de escuchar esos boleros que hablan del amor,
pero encontrè una melodìa que brota de un piano
y de pronto mi piel añoraba el roce de tus manos.


Suave... acompasadas las notas de èl emergìan,
mi corazòn... ¡ con latidos fuertes que de èl salìan !
fue llenàndose de ternura, al recordar tu canto
¡ y entendì amor del porquè te quiero tanto !


Es este sentimiento que abrasa esta noche mi piel
en oleadas de calor, mezcladas con ansia y ternura
que me hacen recordar lo bello de sentirse ilusionado
y còmo las notas del piano traen a mì tu rostro amado.


Y quiero escribir del mar, de las aves, del horizonte
y còmo quisiera tener esa dulce voz del zenzontle,
para convertir estos versos en tiernas canciones
para en ellas decirte lo inmenso de mis emociones.



¡ Soy libre, pero mi alma està llena de tus besos
y aunque no quiera tienes de tì mi corazòn preso !




Edith



"La distancia es como el viento,
porque agiganta los grandes amores"






Envía esta poesía:
e-mail destino:
tu nombre:
tu e-mail:
<< tu mensaje.
 
© 2008 Edith Cervera | Postales Edith, con colaboración de Postales Shoshan.