Postales Edith







Y NOS LLEGÓ EL AMANECER



Lentamente y en silencio nos miramos,
tus manos ágiles volaban por mi piel
en mi cuerpo desatabas sentimientos
y dejabas estelas de tus besos de miel.


¡ Quiero amarte ! me dijiste al oído
haciendo temblar mi piel de emoción,
no faltaba nada, estábamos embriagados
de dulce sentir ¡ y también de pasión !


Despojé entre besos lo que obstruía
tu piel de mi piel, susurraste ¡ eres mía !
sin apartar tus labios de los míos
despertaste en mí todos mis sentidos.


Suave, volátiles manos que tocaban,
subían y bajaban lentamente con ternura
tus labios besaban, los míos gemían
¡ el entorno se volvía ansia pura !


Extasis total, amándonos, ¡ besándonos !
Qué deseos tan grandes nos llegaban
sucumbiendo, emergiendo de la nada
esos anhelos por sentirme acariciada.


Entre pasión, tormento y locura sin pudor
fuimos uno solo haciendo tierna fusión,
éramos dos locos embriagados de placer
amàndonos una y otra vez hasta el amanecer.



¡ Tú y yo... dos seres que entregados a la pasiòn
a travès de la distancia, de su piel hicieron fusiòn !



Edith



"La distancia es como el viento,
porque agiganta los grandes amores"


Envía esta poesía:
e-mail destino:
tu nombre:
tu e-mail:
<< tu mensaje.
 
© 2008 Edith Cervera | Postales Edith, con colaboración de Postales Shoshan.